Método Montessori

Maria Montessori creó su método para que los niños puedan obtener un desarrollo integral, siguiendo de manera natural sus capacidades, y no solo concentrándose en las intelectuales, sino también en las capacidades físicas y espirituales, logrando así un grado máximo en todas ellas.

El núcleo fundamental del método Montessori consiste en el hecho de que los niños participan en su educación y desarrollo de forma totalmente activa.
Ellos tienen la posibilidad de auto exigirse con inteligencia y elegir con libertad.

Los maestros imparten las lecciones de forma grupal o individual, adecuándose a los intereses de los niños, intentando así abarcar varios temas. Las lecciones pueden repetirse hasta que sea necesario y hasta que esté probada la comprensión.

A través de la repetición, los niños son capaces de aprender mientras que los docentes observan, ayudando a los niños, o explicando diferentes cuestiones, como los distintos materiales. Así intervienen en la actividad de los niños solamente cuando es necesario. Por supuesto, existen reglas y límites que no se pueden pasar y son explicados a los niños de forma clara y sencilla.

Cada parte del equipo, los ejercicios, los métodos desarrollados,… están basados en las observaciones a los niños mientras éstos realizan sus actividades de forma natural, por si solos.

También es muy frecuente hacer clases con niños de diferentes edades, así que, los niños más grandes ayuden a los más pequeños, los cuales se retro alimentan con conceptos que quizás hayan olvidado.

Más en esta categoría: Una escuela alegre »